Un plato del medio-oriente, hecho de garbanzos, hierbas y son sin gluten. Puede ser para un snack cuando llegan los antojos o para un plato fuerte. Son perfectos con una salsa de tahini, pan árabe y una variedad de vegetales, como: tomate, pepino, perejil y cebolla curtida.

Por favor ver la nota al final si deseas una versión al horno.

Solo dos avisos. Uno, sí requiere un procesador o un moledor de carnes. No resulta la misma textura con otra herramienta. Y dos, por favor solo usar garbanzos en seco y dejarlos remojando mínimo 12 horas o hasta 24 horas (nuestra preferencia es 24 horas). NO USAR garbanzos en lata; cambiará la textura por completo. Ver la nota al final para más tips/trucos.

Dificultad: Intermedio Tiempo de preparación 15 mins Tiempo de cocción 20 mins Tiempo de reposo 1 hrs Tiempo total 1 h 35 mins
Porciones: 18

Ingredientes

Instrucciones

  1. Reunir tus ingredientes

    Para avanzar, los garbanzos tienen que estar ya remojados mínimo 12 horas. Ver la nota al final para más información. 

  2. Agregar los ingredientes al procesador

    Agregar todo menos el polvo para hornear. Se recomienda procesarlo en dos partes debido que no entrará bien en una sola vez. 

  3. Procesar

    Procesarlo hasta que sea como arena gruesa. Verter a un pocillo grande. 

  4. Polvo para hornear

    Añadir el polvo para hornear y mezclar. 

    Tapar con plástico y enfriar por mínimo una hora o hasta 2 días. (A nosotros nos gusta enfriarlo la noche) Este paso ayudará que se mantenga su forma mientras se cocinan. 

  5. Freír

    En un sartén grande, verter 2 tazas de aceite y calentar bien. Prueba poner un poquito de la masa para ver si la temperatura del aceite ya está suficientemente caliente. Debería producir burbujas al instante de meterla en el aceite.

    Formar bolitas aplastadas como hamburguesas. Es esencial apretarlos bien para que no se rompan. Y tranquilo si los primeros se quiebran. Será más fácil con la práctica. 

    Freír cada lado hasta que esté dorado, aproximadamente 3 minutos por lado. Al girarlos, hacerlo suavemente para no romperlos ni salpicarte con aceite caliente. 

  6. Drenar en papel toalla
  7. Al horno

    Ok, siendo honestos, tradicionalmente son fritos y son mucho mejor así. Sin embargo, si te estás cuidando la salud, sí es posible hacerlos al horno. La textura estará un poco más dura y seca pero aún son ricos. El día siguiente, se puede recalentarlos y serán aún mejores. 

    Formar las bolitas como para freír y colocarlas en un molde o lata ligeramente engrasada con aceite. Hornearlos a 200°C por 20 minutos más o menos o hasta que estén un poco dorados. No se doran como si fueran fritos. 

  8. Servir

    Servir como bocaditos con la salsa de tahini o en pan árabe (o tortilla si no tienes tiempo para hacerlos). Si vas a comerlos en pan árabe, ¡no te olvides de los vegetales!

Notas

Falafels tradicionales solo son hechos de garbanzos remojados NO cocinados. Al usar una lata de garbanzos cambiará la textura por completo. Al remojarlos, agrega una cucharita de bicarbonato y 1 cucharada de sal al agua. El bicarbonato ayudará a suavizar un poquito más los frejoles y la sal comienza a sazonarlos. 

Se puede conservar en un recipiente sellado en la refrigeradora hasta 2 días. Se puede recalentar en un hornito. 

Se los puede congelar ya fritos y recalentar en el hornito. Colocarlos en una lata y congelarlos hasta que estén duros. Colocarlos en una funda o recipiente sellado en el congelador (así no se te van a pegar ni romper). Puedes recalentarlos directamente del congelador o descongelarlos en la refrigeradora la noche antes. 

¿Ha probado esta receta?

Menciona

@Cocinandoconkm

¡Queremos verlos!

Guarda esta receta y comparta con sus amigos

pinit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.